Accesorios
Volver inicio
Historia
Nuestras Razas
Galeria Fotos
Contáctenos









El Mastín Napolitano es un descendiente del gran Molosoide romano descrito por

 Columela en el primer siglo después de Jesus Cristo en su libro "De re rustica".

Diseminado por toda Europa por las legiones romanas, al lado de las cuales combatió, este perro dio origen a numerosas razas de Mastines en los otros países europeos. Habiendo sobrevivido por muchos siglos en los campos que se encuentran al pie del Vesubio y en general en la región de Nápoles, ha sido reseleccionado desde 1947 gracias a la tenacidad y dedicación de un grupo de cinófilos.

El origen de esta raza se pierde en la noche de los tiempos. Desciende ciertamente del Mastín del Tibet que, a través de los Molosos, criados por los griegos - tan queridos por Alejandro Magno - llegó en los tiempos de la magna Grecia a las costas de la región de la Campania italiana.

Estos perros fueron criados con pericia por los romanos que los emplearon para el combate y como guardianes. De aquí la conocida definición de "belicosos" (pugnaces). La historia de esta raza sigue los pasos de la del imperio romano. Con la caída de este último, aquellos colosos casi desaparecieron. Sólo se salvaron pocos ejemplares conservados muy celosamente por algunos criadores entusiastas, gracias a los cuales este "monumento" ha podido llegar hasta nosotros. El último "toque" ha sido dado por el conocido cinólogo y escritor Piero Scanziani que, en la inmediata post-guerra, recuperó espléndidos ejemplares que, seleccionados con cuidado y pericia dieron notables resultados. Desde entonces, no resulta exagerado decir que el Mastín napolitano ha experimentado un cierto auge, especialmente en Italia, que ha llegado también a atravesar sus fronteras.

La impresión que da esta raza es la de un perro de gran tamaño, fuerte, vigoroso, muy valiente, de aspecto tosco pero al mismo tiempo majestuoso. La piel es abundante pero no adherente, formando en la cabeza una serie de pliegues muy marcados y presentando en el cuello una gran papada. Extremidades fuertes y potentes, bien aplomadas.
El peso del Mastín napolitano puede llegar a los 70 kg. Las características de la cabeza son de fundamental importancia: cráneo ancho y , corto, hocico muy potente, corto y con fuerte dentadura, stop marcado y labios muy carnosos, orejas cortadas casi completamente, ojos ovalados, distanciados entre sí, presentando el conjunto una serie de arrugas y pliegues bien marcados.El cuello es macizo y muy musculoso, con una papada abundante, bien dividida; pecho ancho con musculatura desarrollada; torax amplio y redondeado. La línea superior es sólida, las extremidades potentes.

Otra característica del Mastín napolitano es su andar, contorneado y lento al paso y elástico al trote, cubriendo mucho terreno. Con frecuencia, cuando se mueve lentamente, el perro ambla, es decir, avanza simultáneamente las dos extremidades del mismo lado. Este es un andar que podemos definir como de "descanso", típico de algunos grandes mamíferos como elefantes y osos. La capa es densa, con pelo corto, uniforme sobre todo el cuerpo, vítreo al tacto.

Sus colores son el negro, el plomo, el gris, el caoba, el leonado y el atigrado. Está admitida una estrella blanca en el pecho, siempre que no sea muy extensa.

Optimo como perro de guarda y de defensa, tiene un carácter firme y decidido con los extraños pero muy dulce con los propietarios. Cuando es preciso, puede ser inexorablemente agresivo contra personas o animales. Perro que posee un especial carácter

 

Copyright © 2007 willrocks.com.ar |  Todos los derechos reservados  
Design Rodríguez Christian
www.primiciasnew.com